Crónica

Melé

Mamá, quiero ser delantero.

Este fin de semana el Rugby Ávila ha tenido el placer de devolverle la visita al Valle del Jerte R.C. en su casa, en Plasencia, en un partido disputado a la hora de comer, entre una marabunta de partidos de fútbol.

Intento imaginar el pensamiento de los asistentes a los partidos de fútbol acostumbrados a la fisonomía delgada de los futbolistas cuando ven salir del vestuario a una decena de fornidos hombres vestidos de rosa que corretean alrededor del campo de juego. El shock debe de ser grande. Surgirán todo tipo de comentarios “graciosos” sobre gordos, panzas, tripas, etc. Si no hubiera tenido la suerte de conocer el rugby supongo que pensaría lo mismo. Pero no, los conozco. No son gordos, son delanteros......

Domingo de dolores.

El pasado sábado tuvo lugar el primer partido amistoso del año 2013 para el Rugby Ávila que nos enfrentó al C. R. Valdemoro en los campos de la ciudad deportiva de Ávila. Este partido estaba especialmente marcado en rojo en nuestro particular calendario de temporada. Valdemoro milita en la cuarta división regional de Madrid y nos ha servido de test para medir nuestro nivel competitivo pensando en la temporada próxima.

Objetivamente se podría concluir que la prueba fue un éxito. Ávila consiguió una trabajadísima victoria por 15-10 frente a un rival durísimo....

Y no se ganó en una hora…

Dice el dicho de tradición popular que Zamora no se ganó en una hora y el pasado sábado el Rugby Ávila pudo comprobar que así era y que así sigue siendo. Este era el último partido del año 2012 frente al Zamora Rugby Club y dejó luces y sombras en un partido raro para todos.

El partido comenzó con un buen juego, dinámico y fluido por parte de ambos equipos.....

Doce, fueron doce.

Un día escribí que cuando el Rugby Ávila ganara su primer partido de la temporada tal vez me dedicara a hablar detalladamente del partido, de los ensayos, de las jugadas…que haría sonar las fanfarrias para honor y gloria de los jugadores. Si hubiera escrito esto inmediatamente después del partido posiblemente habría sido así pero han pasado dos días y la perspectiva cambia.

Ya no queda gloria, ya no queda euforia. Sólo quedan dolores, moratones, heridas. Como siempre, como cuando se pierde. La diferencia es el dulce analgésico que es ganar un partido. Ganar haciendo lo mismo que cuando se pierde, pero mejor.....

Pascal

Y recordar porque te quiero…

Y se oye una pregunta en voz baja en cada mesa, en cada corrillo, en cada conversación en el Ha’penny Bridge Irish Pub de Ávila: estos cuarenta tíos que cantan, bailan, dan discursos, intercambian regalos, brindan, vuelven a cantar y ríen ¿quiénes son?, ¿qué celebran?, ¿por qué se abrazan como si fueran hermanos que no se ven desde hace años?

Esa pregunta solo la fórmula quién no sabe lo que está naciendo en Ávila, lo que se está gestando en esta ciudad. Solo admite una respuesta aceptable en cualquier parte del mundo. Son dos equipos de rugby y este, su tercer tiempo. Los dos primeros se disputaron de manera amistosa en la ciudad deportiva entre Rugby Ávila y Madrid Lions.

Algún día contarán las crónicas que ganamos un partido que podíamos ganar, que teníamos que ganar, que debíamos ganar. Pero no será hoy, no será esta crónica. Ganar un partido requiere saber ganarlo y el Rugby Ávila no sabe ganar, no ayer, no todavía.....

Páginas