Crónica

Fin (de la primera parte).

Ya estoy aquí. Ya veo la luz. Por fin he salido de la oscuridad donde me he pasado todo el verano y vuelvo a estar en primera fila. Se acabó estar cubierta de polvo y olor a naftalina; a partir de ahora volveré a estar cubierta de sangre y barro, oliendo a sudor y esfuerzo, a sacrificio e ilusión. Para eso es para lo que estoy aquí.

Sólo espero que después de este tiempo no se me noten los michelines y si es así, trabajaré duro para que desaparezcan lo antes posible. Cogeré pronto la forma. Aguantaré los agarrones con los que me maltratan. Soportaré sin rechistar el frío y el calor. Luciré con orgullo en cada campo que visite y seré ejemplar cuando esté en casa, rodeada de mis iguales.

El sábado tuve mi primera toma de contacto. Fui a Plasencia a visitar viejos amigos y hacer otros nuevos. De Salamanca. Pase mucho calor pero no me importo, porque después de tanto tiempo estaba haciendo lo que más me gusta, correr por un campo de rugby.

Y volver, volver, volver...

Tengo pendiente una crónica del último partido contra Rivas R.C. varias semanas atrás pero era la hoja en blanco más difícil a la que me podía enfrentar así que abandone el intento de explicar el desasosiego y la melancolía que ese partido me produjo.

Agujetas de color de ROSA.

¿Quién podría imaginar que la mítica telenovela de los años noventa podría servir para resumir un sentimiento? Sentimiento de un domingo se entiende. La culpa es del partido del sábado 09 de marzo entre el Rugby Ávila y el Arlequines Miguelturra RC disputado en el campo de la Ciudad Deportiva de Ávila a las 15.00 h.

Pero hoy no voy a escribir sobre sentimientos ni sensaciones porque una petición anónima en el buzón de sugerencias habló de la contracrónica. Hablar del partido en sí, de la evolución de ambos equipos durante.....

Principio de incertidumbre.

Pongámonos en situación. Viaje de vuelta del Rugby Ávila Club después del partido que nos había enfrentado este sábado 23 de febrero al Talavera Rugby Club. En la sucesión de curvas que forman la carretera del puerto del pico se produce la conversación más rara que ha tenido y, posiblemente, tendrá lugar en este equipo. El principio de incertidumbre de Heisenberg.
Era la consecuencia lógica del partido. Existía en principio, la incertidumbre. La incertidumbre de afrontar un partido una semana después del anterior, con numerosas bajas acumuladas que nos dejaban pocos cambios en reserva, novatos sin estrenar. Incertidumbre por la delantera a alinear y por la línea, que tantas dudas dejó en nuestro último partido....

Melé

Mamá, quiero ser delantero.

Este fin de semana el Rugby Ávila ha tenido el placer de devolverle la visita al Valle del Jerte R.C. en su casa, en Plasencia, en un partido disputado a la hora de comer, entre una marabunta de partidos de fútbol.

Intento imaginar el pensamiento de los asistentes a los partidos de fútbol acostumbrados a la fisonomía delgada de los futbolistas cuando ven salir del vestuario a una decena de fornidos hombres vestidos de rosa que corretean alrededor del campo de juego. El shock debe de ser grande. Surgirán todo tipo de comentarios “graciosos” sobre gordos, panzas, tripas, etc. Si no hubiera tenido la suerte de conocer el rugby supongo que pensaría lo mismo. Pero no, los conozco. No son gordos, son delanteros......

Páginas