Crónica

Ochenta minutos de perfecta felicidad.

Al finalizar algunos partidos que tengo la suerte de jugar con el Rugby Ávila Club hay una conversación que se está volviendo recurrente con Torres. La conversación no es intelectual ni elevada pero es, como todas las buenas conversaciones, sincera y honesta.

En resumen, Torres me recuerda lo que me gusta ir a la guerra, meterme en todos los charcos y “pegarme” en cuanto tengo ocasión. Mi respuesta es sencilla. “y porque no me aguantan más las piernas”. Un par de chascarrillos más y uno de los dos, si no los dos, sentencia la conversación con la frase que probablemente mejor define el sentimiento que compartimos del rugby: “me divierto muchísimo”.

Es posible que esa frase sea la que es porque está dicha en la charla de después del partido, en el vestuario o al calor de un plato de macarrones en el tercer tiempo. Es posible que esa conversación un dolorido domingo por la mañana, sin poder mover cuello y hombros......

Desde el banquillo

Primera crónica de la temporada, aunque no sea el primer partido. En realidad este sábado pasado jugamos el partido correspondiente a la cuarta jornada. Hemos ganado uno y perdido tres. Los que estéis un poco desconectados pensareis que hemos esperado a empezar con las crónicas a ganar un partido, pues no, este lo perdimos. 83-0 según el acta. 59 o algo así según nuestro delegado. No me extraña nada que se aburriese de apuntar ensayos en contra y parara.

El caso es que los tipos del MAD Rugby Boadilla son muy buenos. Pero claro, el año pasado jugábamos en Cuarta división y este año en Tercera y eso se tiene que notar. Para afrontar esta nueva temporada nos hemos reforzado bien. Ahora tenemos a un francés, al que cariñosamente en los entrenamientos llamamos ‘gabacho’ o ‘vuelcafrutas’ para que se sienta querido. Aun está a la espera de mote oficial. También de las frías tierras del norte nos ha llegado un ala nuevo, concretamente de Arévalo. Como también se llama Álvaro y ese nombre ya esta cogido le llamamos.....

DESDE EL BANQUILLO 2.0

Una jornada más y no será la última, comienzo la crónica comentando lo que ocurrió desde un punto de vista privilegiado, el banquillo. El banquillo es un ecosistema muy particular. Tiene sus códigos, su idiosincrasia.

Fuerza Alberto

Tras la victoria del sábado ante el Rugby Atleti-Arquitectura y el resto de resultados del grupo, el Rugby Ávila Club alcanza, por primera vez en sus tres años disputando competición oficial, el liderato en solitario de la competición, con un impecable balance de cinco victorias en cinco partidos

AVILA!!!!!! AUUU

Dicen que las cucarachas son los únicos insectos que pueden sobrevivir a un ataque atómico, dicen que los jugadores de ajedrez son personas que pueden mantener la concentración más de dos horas seguidas. El sábado pasado había cucarachas ajedrecistas vestidas de rosa, las cuales solo sabían recibir bombardeos atómicos en la línea de ensayo de Ávila. Cada melé era como un sable que te clavan en tus costillas, un dolor punzante, intenso que genera un desgaste de energía que cada vez te va haciendo más débil. Todas esas cucarachas gordas por más que recibían golpes de los contrarios por el centro, derecha e izquierda no eran capaz de sobrepasar esa línea de ensayo. El cuerpo humano se define por la conexión entre la mente y el cuerpo. Esa conexión es vital pero cada parte se puede derrumbar independientemente. Por eso es el equilibrio, el sábado el cuerpo se derrumbaba en cada mele, pero la mente era la que continuamente le daba la mano al cuerpo para que se levantara......

Páginas