Crónica

Somos 016.

001. Pido perdón por la falta de las dos últimas crónicas. Hoy compensaré muy brevemente mis faltas.

002. Escribo el día después de jugar pero cuando me senté para contar el partido contra Athletics Boadilla estaba muy cabreado, no me gustó el partido, no me gustó la derrota, no me gustó lo que quería escribir.

003. Admito que Athletics Boadilla fue mejor que nosotros en el conjunto del partido aunque en el particular de cada fase del rugby fuimos iguales, cuando no, superiores. Ellos fueron más equipo y eso marcó la diferencia. Por eso ellos ganaron y nosotros perdimos.

004. Acostumbro a utilizar algo de lo que ocurre durante la semana o el partido....

Apaga la televisión.

Vivimos en el siglo XXI. En la conocida como era de la tecnología, dónde todo lo que hacemos tiene que tener una repercusión mediática. Si no publicas una foto de lo que comes en las redes sociales es cómo si estuvieras en ayunas. Si sales a correr, pon la media de minutos el kilómetro o habrás estado en casa en el sofá a ojos del mundo. Si estrenas una camiseta de juego nueva y, por lo que sea, te la manchas de sangre, estás de enhorabuena. Eso te da un treinta por ciento más de "me gusta" (y eso es una estadística que sabe el ochenta y siete por ciento de las personas).

Personalmente me cabrea el postureo en el rugby y por eso me gustó lo que dijo el árbitro antes del partido ....

Volver a ser un niño

Dijo Bernard Shaw que "No dejamos de jugar porque nos hacemos mayores. Nos hacemos mayores porque dejamos de jugar". Esa frase es, para cualquier peterpaniano, toda una declaración de intenciones. No hay sentimiento más infantil, entendido sin un sentido peyorativo, que jugar corriendo. Correr jugando. Y pocos escenarios son más divertidos para un niño que jugar con el agua, la lluvia, el barro. Pisar, salpicar, mancharse de barro.

El domingo pasado llegamos a Majadahonda con la advertencia de las fuertes lluvias y el estado del terreno de juego.........

Ochenta minutos de perfecta felicidad.

Al finalizar algunos partidos que tengo la suerte de jugar con el Rugby Ávila Club hay una conversación que se está volviendo recurrente con Torres. La conversación no es intelectual ni elevada pero es, como todas las buenas conversaciones, sincera y honesta.

En resumen, Torres me recuerda lo que me gusta ir a la guerra, meterme en todos los charcos y “pegarme” en cuanto tengo ocasión. Mi respuesta es sencilla. “y porque no me aguantan más las piernas”. Un par de chascarrillos más y uno de los dos, si no los dos, sentencia la conversación con la frase que probablemente mejor define el sentimiento que compartimos del rugby: “me divierto muchísimo”.

Es posible que esa frase sea la que es porque está dicha en la charla de después del partido, en el vestuario o al calor de un plato de macarrones en el tercer tiempo. Es posible que esa conversación un dolorido domingo por la mañana, sin poder mover cuello y hombros......

Páginas