Historia

La historia del Rugby Ávila Club se remonta a un pasado relativamente reciente, a los inmigrantes y a las piedras como no podía ser de otra forma en una ciudad como Ávila.

Los “inmigrantes” nos trajeron este deporte a una ciudad sin tradición alguna. Y así es como en los campos del Seminario se reúnen los primeros rugbiers del Rugby Ávila Club. No de Ávila, pero eso es otra historia que ya contaremos.

Así es como nos juntamos los sábados por la tarde a entrenar en un campo de tierra, matojos y piedras. Campo de tierra donde se aprende que el dolor es relativo, donde se forja el carácter y donde aprende a amar u odiar este deporte.

En esta primera etapa es un excelente medio melé madrileño, Rafael Mombiedro, el que nos lleva de la mano por los senderos del “tocata” y del partido despelleja-articulaciones. En estos momentos se va formando la base de un grupo de gente que comparte una idea común y compartida de jugar al rugby y pasarlo bien.

Es en este periodo cuando empieza a entrenar Diego Martín, abulense que descubre el rugby estudiando en Salamanca y queda prendado de él. Empieza una campaña de captación de jugadores allá donde hay alguien dispuesto a estudiar y es, cuando el número de personas implicadas permite soñar con ello, cuando Diego plantea aumentar el número de pachangas –que se transforman en entrenamientos- semanales y, sobre todo, la opción de formalizar nuestros deseos de rugby en la constitución de un club deportivo.

La ilusión de la juventud es contagiosa y se constituye el Rugby Ávila Club en un largo periplo en el que el equipo pasa por los campos de entrenamiento de la Universidad Católica y de Santo Tomás para acabar entrenando en la Ciudad Deportiva de Ávila. Todos ellos campos de tierra en mejores o peores condiciones. Campos que siguen forjando nuestro carácter de aguerridos y descarnados –a veces literalmente- jugadores.

En la temporada 2011-12 el equipo disputa sus primeros encuentros con resultados dispares pero en los que aprende valiosas lecciones para el futuro y encuentra valiosísimos ex-combatientes que se reenganchan a esta “locura que no tiene cura”.

Actualmente el club se encuentra planificando la temporada 2012-13 administrativamente con Ezequiel Bengoechea a la cabeza de un gran grupo humano y, deportivamente con Pascal Bertolotto (entrenador) y Antonio Guijarro (entrenador de delantera).

El Rugby Ávila lo constituye un grupo de amigos que todos los martes, jueves y sábados se reúne para practicar deporte, reír y aprovechar lo que el rugby puede aportar a su vida. Valores de esfuerzo, compañerismo, sacrificio, amistad, respeto… Todo ello regado con los mejores terceros tiempos que se puedan imaginar, por supuesto.

¡Anímate a vivir el rugby con nosotros!

Cronista

 

Etiquetas: